General Norris
Spain
flag msg tools
mb
Tiempos difíciles comienzan cuando surge una secuela. Sufriendo para comparar dos juegos extremadamente similares y con la seguridad de lo antiguo en una constante batalla contra las promesas de lo nuevo, simpatizantes y detractores son raudos en llevar a gente a su bando. Sin saberlo, un recién llegado podría haberse metido en una verdadera GUERRA DE SECUELAS.

Inagurando esta nueva sección dedicada a comparar secuelas, remakes y otros juegos muy parecidos entre si tenemos una difícil elección ente Age of Steam, el juego que puso a Martin Wallace en el mapa, y su reimplementación: Railes, Millonarios del Vapor.


Portada de la reimplementación del 2008: Railes: Millonarios del vapor


SUMARIO

Los trenes no son un tema ajeno a los juegos de mesa. Títulos como 1829 fueron taquillazos en una era en la que complejos juegos de guerra y partidas de diez horas al Civilization estaban de moda, pero en cierto modo el género se vio dejado de lado cuando los nuevos principios de diseño proclamados por los eurojuegos hicieron que hasta el moderadamente largo Empire Builder pasara de moda, con solo juegos de mercado de valores siendo capaces de adaptarse al cambio.

Age of Steam cambió todo eso. Con partidas de noventa minutos y centrado en construir una red de ferrocarriles de la que eres único propietario, consiguió hacerse un hueco entre los juegos más alabados de la época, con las seis mil copias de las impresiones originales volando de las tiendas.


Portada de Age of Steam tercera edición

Pero seis mil copias no son muchas, especialmente para un juego tan popular, y unos años más tarde se intentó reimprimir el juego para llegar a una audiencia más amplia. Pero el diseñador y el editor se pelearon sobre los derechos del juego, sus reputaciones fueron arrastradas por el fango y una secuela del mismo diseñador llamada Railes vio la luz mientras que AoS vio una tercera reimpresión por Eagle Games.

EL SISTEMA DE PRODUCCIÓN

El sistema probabilista de producción fue para muchos el talón de Aquiles de un gran juego. Como forma de introducir cubos poco a poco en el juego, se tiran dados cada turno y las ciudades correspondientes reciben uno de un tablero de mercancías que se prepara al comienzo de la partida. Fue una mecánica bastante criticada y fue rápidamente cambiada para Railes.

Aunque el factor aleatoriedad es sorprendemente bajo y la mayor parte de los cubos habrán llegado al tablero para el final de la partida, AoS es un juego tan tenso y las puntuaciones acaban tan juntas que pequeñas variaciones tienen un gran efecto en el juego. Los cubos para los que planificaste tres turnos antes puede o puede que no estén, obligándote a hacer planes de contingencia que dañan tu posición. Sólo puedes construir tres vías por turno y si los cubos no aparecen cerca de tu red, lo llevas muy mal.

Por otra parte, Railes ata la producción directamente a la subasta en vez de los caprichos de los dados. Las ciudades urbanizadas vienen con cubos encima ya y la terrible Producción de Age of Steam, que sólo rellenaba el tablero de mercancias, ahora pone cubos directamente sobre la mesa, haciéndola bastante útil para los últimos turnos de la partida.

A priori, esto resulta en un juego mucho más suave, pues te da la opción de arreglar una escasez de cubos, pero es un engaño. Pagar para poner cubos en la mesa, sobre todo al comienzo de la partida, es una invitación a los demás para que construyan vías en paralelo y los roben antes de que puedas hacer nada, aprovechándose de ti. Esto significa que Urbanización se mantiene aproximadamente al mismo nivel mientras que Producción no se usa al principio, manteniendo la subasta tensa.

Similarmente, algunos temen que al dar a los jugadores el control sobre dónde aparecen los cubos en el tablero, el factor de planificar a la larga queda reducido, porque según argumentan, no hay forma de saber en qué ciudad van a aparecer los cubos.

Esto es chocante, porque al atar la producción a la subasta, saber dónde van a aparecer cubos es un proceso idéntico a como sabes que dónde van a construir vías los oponentes: Entendiendo la construcción a la larga y aplicarla eficientemente, el núcleo del juego.

Dicho eso, no es un sistema intrínsecamente superior y hay mucho que degustar en el sistema de AoS. La elección de qué juego es mejor para ti dependera de esto y ambos bandos tienen mucha diversión que compartir.

ACCESIBILIDAD

La gente que juega a juegos de mesa les suele asustar mucho la accesibilidad de sus juegos y con los años, Age of Steam fue ganando una desmerecida reputación de ser complejo y difícil de jugar. Pero realmente no es más complejo que el típico euro y aunque notablemente tenso y no falto de interacción, nadie puede irse a la bancarrota en su primera partida. De hecho, quitando mapas para expertos y movimientos obviamente suicidas, la mayor parte de grupos nunca han visto una. Y al contrario que juegos como Chicago Express o Container, el juego es muy transparente pero tiene mucha miga.


En la variante Base de Railes las acciones están numeradas,de tal forma que las más fuertes te hacen ir más tarde en el orden de turno.

Con esto en mente, la variante Base de Railes que remueve la subasta y el mantenimiento de la locomotora para hacer un juego más sencillo no es demasiado atractiva. Siempre es bueno tenerla y está muy buen para aquellos que teman comprar un juego que no vaya a llegar a la mesa, pero quitar la subasta significa que ya no hay necesidad de poner precio a las cosas, algo que realmente separaba a Railes de otros juegos económicos. Al contrario que otros juegos, que suelen ser carreras a hacer la bola de nieve económica más grande que puedas, en Railes no se trata de eso, se trata de coger la bola más grande con el menor dinero posible, y eso es mucho más difícil y mucho más interesante. Es la sal que da vida al juego y sin este aspecto, el juego pierde una gran parte de lo que le separaba del montón.

EXPANSIONES


Age of Steam era carne de cañón para variantes y escenarios y pronto tanto el diseñador como los fans, crearon docenas de grandes expansiones, yendo desde la simple Inglaterra hasta la locura que es construir vías en el Sol. Con tantos juegos sólo teniendo expansiones que añaden "más", las mecánicas introducidas en cada mapa cambian el juego radicalmente, dando verdadera personalidad a los escenarios. No todos los mapas son buenos, pero hay bastantes geniales y eso es lo que importa en el fondo.

Siendo un juego más nuevo, Railes no tiene tantas expansiones pero las tres expansiones oficiales, que no han salido todas al público aún, son muy buenas, con algunos de los mejores mapas que he visto. Ted Alspach, que diseñaba mapas para AoS, también ha adaptado sus mapas a Railes, haciendo de él un adición invaluable.

Dicho eso, hay un truco. Dado que ambos juegos son tan similares y usan los mismos hexágonos, la mayor parte de mapas de AoS pueden ser usados con Railes con unos cuantos retoques, algo que yo he conseguido a gran efecto. No es tan bueno como tener las reglas por adeltando pero es una opción a tener en cuenta. Y, por supeusto, puedes jugar las expansiones de Railes con Age of Steam, el único problema sería el número de vías, que en AoS, está limitado.

SOPORTE PARA DOS JUGADORES

Si bien no es tan tenso o entretenido como jugar con más jugadores, los dos juegos tienen algún tipo de soporte para dos jugadores que se puede disfrutar bastante. De por sí hay muchas variantes para usar los mapas que vienen con el propio juego con menos jugadores y la tercera edición de Age of Steam viene con St. Lucia, un mapa de Ted Alspach que también se puede comprar por separado. Railes tiene un mapa de dos jugadores por cada expansión y todos tienen un truco o dos para hacer que funcionen mejor de lo normal para tan poca gente. Pero dada la compatibilidad entre los dos sistemas, no es que ninguno se quede falto al respecto. En cierto modo Railes tiene una pequeña ventaja si no quieres hibridizar, pues los mejores mapas que he jugado fueron creados para éste sistema.

OTRAS CONSIDERACIONES

Aunque las anteriores eran las diferencias más importantes, hay otras que alguien indeciso debería conocer:

1) Railes tiene dos marcadores para Puntos e Ingresos: Para mantener el juego equilibrado según los jugadores ganaban más y más dinero, que doblaba como puntuación, AoS tiene un marcador de ingresos con divisiones cada diez puntos para reducir la cantidad de dinero que ganas. Esto lleva a la extra situación de dar dinero a un oponente para que perdiera más de lo que tenía, cosa que fue eliminada de Railes.

2) Age of Steam tiene losetas limitadas: Mientras que en Railes solo estás limitado por las vías que quepan en la caja del juego, AoS tiene un número exacto de cada, y si alguien ha usado todas las rectas, mala suerte, no puedes construirla. Aunque otros juegos hacen un buen uso de la mecánica, no creo que sea el caso, pue las decisiones son bastante arbitrarias. Esto no debería ser una gran sorpresa pues Martin Wallace no tenía estas limitaciones en mente cuando diseñó el juego.

3) Railes tiene mejores componentes: AoS es un juego bastante espartano y aunque la tercera edición intentó mejorar con trenes de plástico y texturas, la verdad es que no es tan bonita como los mapas pintados a mano de Railes. No es algo terriblemente importante, pero es bueno saberlo.

Pero en el fondo, tenemos mucha suerte y ambos juegos son buenísimos. Uno no puede equivocarse eligiendo uno por encima del otro y la diferencia es tan pequeña que gana lo personal.

Erik Twice

Esta crítica fue escrita originalmente para mi blog. Si estás interesado, puedes leer más críticas, análisis y cosillas interesantes de la cultura de los juegos aquí:
http://eriktwicelohaceotravez.wordpress.com/
2 
 Thumb up
 tip
 Hide
  • [+] Dice rolls
Front Page | Welcome | Contact | Privacy Policy | Terms of Service | Advertise | Support BGG | Feeds RSS
Geekdo, BoardGameGeek, the Geekdo logo, and the BoardGameGeek logo are trademarks of BoardGameGeek, LLC.